3/09/2007

Agua y Territorio. O más bien Ecologismo contra Hombre.



Inauguración de las
XII jornadas de Derecho de Aguas en Zaragoza. Agua y Territorio.

Contra todo pronóstico inicial tuvimos la suerte de que la Ministra de Medio Ambiente inaugurara las jornadas de Agua y Territorio organizadas por la Universidad de Zaragoza y la Confederación Hidrográfica del Ebro principalmente. Unas jornadas de fuerte tradición y por las que han pasad, prácticamente, todos los que tienen algo que decir en materia de aguas, como afirmó el Rector de la Universidad Pública Señor Pétriz.

Lo importante de la intervención de la Ministra es que habla en nombre del Gobierno y muestra las bases, directrices y políticas actuales.

Un primer elemento a considerar es el punto de negación y discontinuidad con toda la política anterior en materia de aguas, al margen de que esa política no ha sido otra cosa que el desarrollo en el tiempo de la ley de aguas socialista de los años 80. Su Real Decreto Ley para derogar el trasvase y la ley 11/2005, que es significativamente la primera de esta legislatura muestran un inicio de la "nueva política del agua". Una política basada en la "gestión de la demanda" pero de "nula" incorporación de nuevos recursos para la gestión del agua.

En la nueva política del agua la persona se subordina tanto a la lucha contra el cambio climático, del que la Ministra es firme creyente, como a un caudal medioambiental en los ríos por encima incluso de lo que naturalmente circularía por ellos. Vamos camino a "una menor disponibilidad del recurso". Primero porque en su fe ciega en el cambio climático augura menos precipitaciones, más sequías, lo que avala el clima ¡de un año! un año seco al servicio de la "religión del cambio climático".

Y lo más preocupante es el caudal ecológico como el del delta del Ebro, un caudal que si se aplica hipoteca no sólo el futuro sino el presente inmediato de la disponibilidad del recurso. Una normativa hecha "contra el trasvase" que se convierte en "normativa contra los aragoneses".

Por otra parte vamos de camino al "Estado Federal", idea visionaria de Rodríguez Zapatero a la que, en la materia hidráulica se andará con la descentralización y encomienda de gestión de todas las tareas propias de la gestión del agua, eso sí dejando claro con la palabra que se cumple la Constitución en materia de aguas, una constitución ya en minúscula porque al vaciar de contenido las palabras, incluso competencia exclusiva (como afirmó el señor Embid) quiere decir competencia compartida. Todo vale cuando la voluntad es desmembrar la gestión de cuencas hidrológicas según el modelo propugnado por los socialistas andaluces con el Guadalquivir. Ya vendrán los jurídicos a confundirnos diciendo que es blanco lo negro.

Su gran pasión, y es lo que "por ahora" se quedaría en el Gobierno: la labor de policía. Al final seremos menos libres también en materia de aguas amenazados por "delitos nuevos", delitos ecológicos, porque no lo olvidemos: somos muchos en el Planeta, en España sobramos la mitad (los que no somos socialistas) y el ser humano está al servicio de esa nueva religión "al-gorista" de salvar la tierra contra el ser humano.

Cambio climático, escusa maravillosa para los miedos, las fobias y las persecuciones selectivas de Ayuntamientos de otro color, de industrias no afines y esas cosas. Cuando los "frutos" que amagan son de ese estilo se descalifica toda una política ambiental.

En los pasillos lo de siempre: "gobiernan contra los seres humanos".

frid

1 comentarios:

juan dijo...

¿Qué más es posible añadir a este texto? Pues prácticamente nada. Resalto, sin embargo, que, en efecto, el melón abierto por Zapatero divide a España en dos partes disjuntas, ¿buenos y malos? No, socialistas y no socialistas. Tanto empeño de los aragoneses para eliminar el trasvase del Ebro, ¿para qué? Pues para que el agua vaya al Delta, muy, muy, pero que muy en exceso. Y la última, ¿ES DE RECIBO RESERVAR,ESTATUTO EN MANO, 6550 Hm3 DE AGUA PARA USO EXCLUSIVO DE LOS 1.300.000 ARAGONESES MIENTRAS EN MURCIA, SIN TAJO NI EBRO PERO SÍ CON DESALACIÓN APENAS DISPONEN DE 900 Hm3 PARA 1.250.000 PERSONAS? Esto es cosa de la España plural centrífuga que ayer ¡ay! fue discretamente centrípeta. Narbona, ni toros, ni caza ni...Agua. Estamos ante el mayor camelo de nuestra corta España democrática.